Uno, dos, tres...



sábado, 2 de octubre de 2010

El valor de un te quiero.



Ahora parece que cuanto más haces público que quieres a alguien, más le quieres, o más te enorgulleces porque los demás piensen que quieres al mundo entero. Por otra parte, parece que cuanto más te digan que te quieren, mejor eres, más aceptado por la sociedad. Así, el valor de un te quiero en el siglo XXI es limitado, sino nulo. De esta forma, si recibes un 'te quiero mucho' eres mejor que si recibes un 'te quiero' al final de cada comentario. A todo esto hay que añadirle el hecho de la ortografía, cuantos más caracteres ocupe el te quiero recibido, más alto estás en la necia lista de gente que dice quererse.
Luego en directo, es otra historia. Consiste en hacer un comentario sincero, gracioso y/o positivo, y ya te declaran amor, 'te quiero', acompañado de una sonrisa. Pero, ¿cuántos de los que dicen querer, quieren de verdad? ¿Cuán sobre-valorados están los sentimientos?
También hay que hablar de las diferentes acepciones de querer. En este caso, el castellano no es el idioma más preciso, si bien un 'te quiero' refiriéndose al hecho de amar a una persona, en inglés se traduciría por 'I love you', en castellano 'te quiero' puede también hacer referencia a la posesión, al deseo sexual de tenerle ganas a una persona. Este significado se traduciría por 'I want you', o 'J'ai envie de toi' en inglés y francés respectivamente. Por lo tanto, el amor y el sexo van siempre de la mano, y quien diga lo contrario, miente.
Con esto, proclamo mi dificultad para expresar sentimientos tan grandes. ¿Dificultad? No, quizá simplemente sea que yo no me tomo los sentimientos a la ligera, y no los expreso hasta sentirlos con cada parte, músculo, nervio y célula de mi cuerpo.
Muy poca gente puede decir haber recibido un 'te quiero' de mi boca. Y, aunque suene audaz, suerte aquellos que lo consiguieron.

2 cenizas encendidas:

WK. dijo...

Me puedo considerar entre la gente privilegiada que ha recibido un tequiero de tu boca?
Me encanta tu articulo porque tienes toda la razón, vivimos en una sociedad esclava de nuestras palabras, que habla sin pensar y luego tiene que asumir las consecuencias. Vivimos en una ambigüedad que muchos aprovechan.

Agathe Cortes dijo...

Ooh me gustaa :)
es verdad^^

Publicar un comentario

Ego et moi.

Ego et moi.

Amigos

Hello I love you, won't you tell me your name?

Mi foto
Let's do some living.