Uno, dos, tres...



lunes, 21 de junio de 2010

Naufragio de un pirata sin patria ni bandera.

Intento definirme con pocas palabras pero no lo consigo. Busco inspiración en cada bocanada de aire, pero no me llega nada. Quiero escribir, pero no sé sobre qué. ¿La felicidad? Muy visto. ¿La vida? Más de lo mismo. Siempre escribo con frases cortas, muy cortas, demasiado cortas. ¿Será que soy demasiado simple? Empiezo a interiorizar. Otra vez una frase corta, tres palabras. Me obceco. Comienzo a escribir una frase y la borro. No me convence, no me gusta nada de lo que sale de mí. ¿Será que de tanto reír me he quedado sin ideas? ¿Acaso diez meses pueden hacerte cambiar tanto? ¿Era este el modelo de vida que quería yo seguir? ¿El que deseaba desde que soy pequeña? He crecido, si, pero ¿por qué dirección? ¿Me he saturado ya de esta nueva etapa? ¿Necesito volver a los orígenes?

¿Estaré creando un escudo para protegerme? ¿Por qué la gente no se muestra tal y como es, por qué dan una imagen cautivadora al principio, y cuando ya estás enganchado, cambian? La gente es como la droga. Te hace volar, si, pero también te hunde en el infierno. Pero esto no va sobre los demás, sino sobre mí, intento entenderme, conocerme, desnudarme. Tengo ideas, brillantes algunas, que revolotean entre el corazón y la garganta, ansiando salir, escupirlas, pero sin saber cómo.

Música, la necesito, me aclara las ideas, me lleva a otro lugar. Pero también me quita imaginación. Cambio. No hay ninguna canción que me apetezca escuchar, pero, a la vez, lo necesito, necesito escuchar algo. Next, next, next. Nada. Voy pasando canciones, y cada una me recuerda a una persona especial, a un momento vivido, no consigo quedarme sola, pese a estar frente al ordenador, encerrada conmigo misma. No lo estoy consiguiendo, me había propuesto desnudarme, pero no consigo quitarme la ropa, que me aprisiona, no me deja respirar. Lo intentaré en otro momento, ahora voy a por un Colacao, a intentar recordar quién soy, y quién no. Quién deseo ser y quién nunca seré. Y mientras, doy vueltas, giro como una peonza por toda la habitación, y caigo, rendida, en la cama. Me duermo.

NAUFRAGIO.

3 cenizas encendidas:

Agathe Cortes dijo...

Oooh. Me gusta mucho mucho :)

WK. dijo...

Primero, las personas simples por fuera son mucho más complejas por dentro, son autosuficientes, se entienden y saben porqué son como son y lo aceptan.
Segundo, hoy estás saturada de ser como eres, quieres volver a los orígenes, pero, porqué evolucionar para convertirse en algo peor? No. Eso no pasa, como en los pokemon, cuando evolucionamos es para ser mejores, para gustarnos más, para ser más felices, eso no signifique que al resto de la humanidad de guste tu nuevo tu, pero para ti, tus ventajas superan las ventajas de tu tu orginal. (buahh que liooo xD)
Mi consejo, toca, sal, ponte en tu jardin y lee cualquier revista/libro chorrada, haz deporte -> entretente! No te quedes saturada como el agua de un estanque! (diooooos estoy super filosófica jajaj)
Tu artículo es precioso, y espero que sepas que siempre puedes contar con migo :D
P.D: me encanta la sere de fotos

Ana dijo...

que bonito! me encanta tu blog! :)
te sigo!

Publicar un comentario

Ego et moi.

Ego et moi.

Amigos

Hello I love you, won't you tell me your name?

Mi foto
Let's do some living.