Uno, dos, tres...



sábado, 22 de mayo de 2010

Where no one knows my name...

Sábado por la mañana. La luz del día entra por la ventana y me despierto. No he descansado. No me siento bien. Pongo música. Suenan los Stones, sonrío. Les siguen Sabina, Burning, Sidonie, los Ramones, Jimi Hendrix…

Y después llega Boston, de Augustana. La canción nunca me dijo demasiado, hasta Ayer.

Salón de la capital, luminoso, amplio. En el centro, un piano de cola, imponente.

Y Ella. Ella, que se sienta y nos sonríe; le da vergüenza, pero quiere hacerlo. Coloca las manos en el teclado, y lo acaricia.

De él, salen las notas de la felicidad, se para el tiempo momentáneamente para disfrutar.

Y canta. Y hace magia con sus dedos, como si de un sueño se tratase. Y su voz, si, sobre todo eso. Escuchar su voz y esa sonrisa pícara…

1 cenizas encendidas:

I. Segovia dijo...

¿Sabes que molas, no?
Y que te quiere mucha gente.

Publicar un comentario

Ego et moi.

Ego et moi.

Amigos

Hello I love you, won't you tell me your name?

Mi foto
Let's do some living.